Blog de myPOS Consejos

¿Qué es CVV? Qué significa Card Verification Value?

Es muy probablew que tengas tu cartera llena de un montón de cosas interesantes. Puedes tener fotos de tus seres queridos, algunos billetes y monedas y, por supuesto, tus tarjetas de débito y crédito. Aunque sean pequeñas y delgadas, estos pequeños objetos de plástico contienen una cantidad significativa de información que puede que no conozcas.

No está únicamente el número PAN (numeración de la tarjeta) grabado en la parte delantera de la misma, sino también tu nombre, la fecha de vencimiento y el número CVV, entre otros. Si te estás preguntando qué significa CVV y cómo puedes usarlo, entonces ¡esta publicación es para ti!

¿Qué es el CVV?

Por decirlo de un modo sencillo, CVV son las siglas en inglés de Card Verification Value o en español Código Valor de Verificación. También lo conocemos como el Card Security Code (CSC) o Código de Seguridad de Tarjeta.

Es un número de tres o cuatro dígitos que se encuentra principalmente en la parte posterior de tu tarjeta de débito o crédito junto al espacio destinado a la firma, aunque algunas tarjetas, aparte de Visa, Mastercard y otras, lo colocan en el frontal de la tarjeta.

Si has visto este número en tu tarjeta, es posible que tengas las cosas un poco más claras.

¿Pero cuál es el propósito de este número CVV?

De modo breve podemos decir que se utiliza para transacciones en las que la tarjeta no se encuentra físicamente presente cuando realizas una compra a través de internet o por teléfono.

Se introdujo para proporcionar a los vendedores y comerciantes una prueba adicional de que eres realmente tú quien está utilizando tu tarjeta y no otra persona que puede haber robado tus datos.

Con tantos números en un trozo de plástico tan pequeño, podría ser fácil confundirse y pensar que el número CVV es tu PIN o Número de Identificación Personal. Pero no es así. El PIN está normalmente formado por cuatro dígitos o más que utilizamos para sacar dinero de cajeros automáticos con tarjetas de débito o para retiradas de efectivo con tarjetas de crédito.

De hecho, aunque un PIN lo determina el usuario, el número CVV es creado automáticamente por el emisor de tu tarjeta y luego los imprime en el plástico. Tú, como usuario de la tarjeta, no tienes control sobre tu número CVV, a diferencia de tu PIN.

Es más, no existen dos tarjetas que tengan el mismo. Este es un asunto relacionado con la seguridad, ya que significa que incluso si tu tarjeta caduca y te emiten una nueva, tu nueva tarjeta tendrá un valor de verificación CVV nuevo aunque tus tarjetas tengan el mismo aspecto.

Por cuestiones de seguridad, el número CVV se usa para demostrar a los comerciantes que eres realmente tú quien está usando tu tarjeta. Los portales en línea, por ejemplo, no pueden almacenar ningún tipo de información sobre el número CVV de la tarjeta del titular de la misma, ya que esto va en contra de las reglas de PCI DSS.

Esto significa que incluso si introduces la información de tu tarjeta en una pasarela de pago, e incluso si los detalles de tu tarjeta están almacenados allí, el número CSC nunca lo estará. Este acto hace que sea mucho más difícil que cualquier persona pueda robar tus datos personales, identidad o fondos.

9 modos para mantener tu CVV seguro

Posiblemente pensarás que, dado que tienes un Código de Seguridad de Tarjeta, estás a salvo de piratas informáticos que operan online y de cualquier actividad fraudulenta.

Nosotros te recomendamos que tenga cuidado. El mundo está lleno de personas malintencionadas que buscan tu dinero e identidad. Por lo tanto, te recomendamos que tomes algunas medidas para protegerte online y proteger el CVV de tu tarjeta.

Aquí tienes algunos de ellos:

Instala en tu PC un software antivirus legal

Dicho software buscará virus, software de monitoreo de teclado y otras herramientas que los estafadores acostumbran a utilizar para robar información personal. Si no estás seguro de qué software usar, es mejor que consultes con especialistas.

Protege la red Wi-Fi de tu hogar con una contraseña

Esto evitará que otros accedan a ella, monitoreen tu tráfico en internet y sigan tus datos. Deberías también considerar el uso de una VPN cuando estás lejos de casa para proteger tu información personal.

Utiliza un gestor de contraseñas

Estas herramientas pueden ayudarte a crear y almacenar tus contraseñas únicas y seguras para cada web a la que accedas. Es un modo muy efectivo de dar un impulso a la seguridad que tienes online. Un ejemplo de este tipo de gestores de contraseñas es LastPass.

Evita el almacenamiento y autocompletado de tus datos personales en las webs

Puede parecer más sencillo, pero tomarte tu tiempo en escribir tus datos nuevamente cada vez que visita una web de nuevo o un portal de compras en línea, puede ser una forma de protegerte del robo de identidad.

También es fundamental que no guardes tus datos en sitios webs que no te soliciten un CVV.

Solicita al emisor de tu tarjeta una tarjeta de crédito virtual

Esta opción es mucho más segura dado que una característica de la tarjeta de crédito virtual es que crea números de cuenta temporales que “enmascaran” tu número de tarjeta real. Si los piratas informáticos han puesto en peligro tu número virtual, puedes deshacerse de esta fácilmente.

Realiza tus compras en sitios webs seguros

Verifique el comienzo de la URL del sitio web y comprueba si comienza con https://. La “s” al final de “HTTPS” significa “seguro”, lo que implica que tu información estará encriptada. Asegúrate, además, que haya un candado SSL en la ventana de tu navegador.

¿Has recibido un correo electrónico sospechoso? ¡No hagas clic en sus enlaces!

Esta actividad se conoce como phishing, en la que los hackers pretenden obtener tu CVV enviándote un correo electrónico que parece legítimo, pero que realmente te dirige a una página que ellos han creado para robar tus datos.

Tanto si el correo electrónico contiene un enlace sospechoso como si tiene un adjunto, comprueba siempre el origen del correo contactando con tu banco o institución financiera a través de un teléfono oficial de estas entidades.

Comprueba regularmente el estado de tu cuenta

Al monitorear tus cuentas y comprobar los estados de tu cuenta con regularidad, puedes ver si hay alguna actividad extraña en tu/s tarjeta/s). De este modo, puedes informar rápidamente al emisor de tu tarjeta para que congele la misma o tomen otras acciones necesarias.

No envíes nunca los datos de tus tarjetas de crédito o débito a través de correo electrónico

Los estafadores que operan en línea pueden escanear tus correos electrónicos en busca de números de tarjetas. Por tanto, nunca envíes estos detalles a nadie a través de correo electrónico. Nunca publiques, además, fotos de tus tarjetas en las redes sociales.

Conclusión

Aunque se trate solo de tres dígitos, es importante no subestimar el poder que este código CVV de tu tarjeta tiene. Se trata de una importante capa de seguridad añadida para tus compras online o telefónicas, debiendo ofrecer el máximo de precaución cuando se utiliza.

Haz uso de los consejos indicados arriba para mantener seguro tu código CVV. ¡Y recuerda mantenerte seguro en tus transacciones online!

Compartir este artículo:

Artículos relacionados

Contáctenos
Cookie

Seleccionar preferencia de cookies

2-3