Blog de myPOS Consejos

¿Qué es el ecommerce? – Definición de comercio electrónico

Posiblemente no sería exagerado afirmar que todos hemos realizado alguna compra online durante las últimas dos décadas y media. Después de todo, con la proliferación de la World Wide Web, Internet y las tecnologías que acompañan a estos avances, comprar online se convierte en algo muy sencillo.

Bien sea a través de tu teléfono móvil, ordenador, portátil o tableta, el ecommerce se ha convertido en un nombre familiar; y existe una buena razón para ello. Permite que las personas compren con comodidad las 24 horas al día los 7 días de la semana. No más horarios de apertura y cierre como los que hay en las tiendas físicas tradicionales.

Estos se convierten por tanto en importantes factores a tener en cuenta cuando piensas en poner en marcha tu negocio de ecommerce. Pero hay más.

¿Qué es el ecommerce?

La definición de ecommerce, o en realidad comercio electrónico, se refiere a un tipo de modelo de negocio, que permite, tanto empresas como a particulares, comprar y vender productos a través de Internet dentro de un mercado virtual.

Hace también necesario el intercambio de información, como los datos del titular de la tarjeta, siendo la seguridad, en este sentido, imprescindible. También se le ha llamado una “tecnología disruptiva” dado que permite a los consumidores comprar casi cualquier cosa que se les ocurra de forma online. Desde billetes de avión, hasta dispositivos POS, libros, música, servicios de suscripción, moda, etc.

Es más, las previsiones apuntan a que esta tendencia experimentará un crecimiento importante, y se espera que para 2040 el 95% de todas las compras se realicen a través del comercio electrónico, mientras que el 21,8% de la población mundial ya compra de forma online. ¿Qué significa esto para ti y para tu empresa? En realidad, mucho.

Para empezar, significa que necesitas tener una web que cargue de forma rápida, ya que el 75% de todos los abandonos de carritos se deben a sitios web lentos. Además, en torno al 43% de todo el tráfico de ecommerce llega procedente de búsquedas orgánicas de Google.

Y hablando de Google, las estimaciones muestran que en torno al 35% de las búsquedas de productos de Google se transforman en compras en los cinco días siguientes. Hay que tener en cuenta, además, que ya algo más del 50% de todas las ventas online se realizan a través de los teléfonos móviles de los consumidores.

Una de las grandes ventajas del ecommerce es que ha ayudado a aquellos comercios minoristas más pequeños con un alcance limitado a “obtener acceso y poder establecer además una presencia mayor en el mercado” mediante la provisión de canales de distribución más asequibles y eficientes para sus productos y/o servicios.

¿Cómo funciona el ecommerce?

Para comenzar, es necesario que definas qué productos y/o servicios vas a ofrecer a tus clientes. El siguiente paso es configurar la entidad comercial para garantizar que todos los pasos sean acordes a la ley.

A partir de ahí, será necesario configurar una web que disponga de un checkout con opción de aceptar pagos. Como ya se mencionó antes, la velocidad de tu web es fundamental para el éxito de tus ventas, ya que el 75% de las personas abandonan sus carritos de compras cuando utilizan webs que cargan lentamente. El sistema de pago que elijas debe cumplir con el PCI DSS, tu web debe ser segura (con certificado SSL) y también debes cumplir con la Ley General de Protección de Datos (LGPD).

Así funciona el ecommerce

Deberás también asegurarte de que tu web tenga un gran diseño con su oferta de productos y/o servicios que se muestran de un modo atractivo. Una vez lleves a cabo estos pasos, estarás listo para vender online. Sin embargo, necesitarás dirigir tráfico a tu espacio web, pudiendo usar para ello las redes sociales, listas de correo electrónico, publicidad pagada y más.

Cuando tu primer cliente navegue entre la oferta de tus productos o servicios y decida realizar una compra, será llevado a una página segura donde podrá introducir los detalles de su tarjeta para realizar el pago. Aquí es donde entra en juego tu sistema de cobro. Tras esto, el banco emisor, los esquemas de tarjetas, los adquirentes, etc. se comunican entre sí para asegurarse de que tus fondos sean liquidados en tu cuenta de empresa (la cual deberá ser configurada desde el principio).

Y ¡voila! Así es como recibes tus pagos a través del comercio electrónico.

Historia del ecommerce

Si miramos a los orígenes y raíces del comercio electrónico, se dice que se remonta a la década de 1960, cuando las empresas hicieron uso del Intercambio Electrónico de Datos para “facilitar la transferencia de documentos”. En cambio, la primera transacción de ecommerce que implicó el pago de fondos por un producto tuvo lugar después de la aparición de Internet el 11 de agosto de 1994, cuando dos amigos realizaron una venta en línea de un CD de Sting a través de la web minorista NetMarket.

Desde aquel entonces, ha habido un cambio drástico en el mercado y podemos verlo con claridad a través del establecimiento y el crecimiento exponencial de empresas como Amazon, eBay, Etsy y otros. Amazon, por ejemplo, fue creado en 1995, un año después de la venta de aquel CD, y se ha convertido en un nombre familiar. En 1999, el ecommerce alcanzó de forma global el valor de 150.000 millones de dólares.

Tan solo unos años después, en 2003, Amazon registró su primer beneficio. En 2015, Amazon representó más de la mitad del crecimiento de mercado y en 2017, las ventas globales de comercio electrónico minorista alcanzaron los 2.304 billones de dólares, lo que supuso un aumento del 24,8% con respecto al año anterior.

Durante el mismo año, las transacciones globales de comercio electrónico generaron 29.267 billones de dólares, siendo la mayoría de las ventas impulsadas por transacciones de empresa a empresa, seguidas de las ventas de empresa a consumidor.

¿En qué consiste el negocio del ecommerce?

Aunque pueda parecer demasiado directo: el negocio del ecommece es aquel que vende de forma online, existiendo diferentes tipos de negocios de este tipo que se adaptan a distintos públicos.

Los principales modelos de negocio de comercio electrónico son los siguientes:

Empresa a Consumidor (B2C)

Este es el modelo de negocio de ecommerce más popular. Un ejemplo es cuando compras un libro a través de una empresa de venta online.

Empresa a Empresa (B2B)

Este es el modelo en el que una empresa vende algo a otra empresa. Un ejemplo de este es myPOS vendiendo dispositivos TPV a comerciantes de Europa.

Directo al Consumidor (D2C)

Este es el modelo de ecommerce más novedoso e involucra marcas que venden directamente a los clientes finales sin pasar por minoristas, distribuidores o mayoristas. Algunos ejemplos de las plataformas donde esto ocurre son Facebook, Pinterest, Instagram y SnapChat.

Este modelo proporciona a las marcas más control sobre los mensajes de la propia marca y la participación del consumidor, mayores oportunidades para innovar, acceso directo a los datos de los clientes, márgenes de beneficios mayores, mejora de la lealtad a la marca y oportunidades de mercado ampliadas.

Consumidor a Consumidor (C2C)

Este tipo de modelo de negocio conlleva la venta de un bien o un servicio por parte de un consumidor a otro consumidor. Algunas plataformas que ofrecen este tipo de intercambio incluyen Fiverr y eBay.

Consumidor a Empresa (C2B)

Este modelo ofrece la venta de un producto o servicio por parte de un consumidor a una empresa. Ejemplos de este tipo pueden incluir a consultores, fotógrafos, influencers, escritores autónomos y otros más.

Ventajas y limitaciones

Vea las ventajas e inconvenientes del comercio electrónico

¿Cuáles son las ventajas del ecommerce?

Teniendo en cuenta que se espera que para 2040 el 95% de la población mundial compre en empresas de comercio electrónico, esto abre muchas puertas a los propietarios de empresas gracias a la variedad de ventajas que ofrece.

Aquí hay solo algunas de ellas:

  • Proporciona un mercado global de consumidores que no se encuentra limitado a una determinada área geográfica
  • Una tienda online nunca duerme, permaneciendo disponible a todas horas
  • Costes de operación más bajos para la gestión de un negocio debido a los gastos más bajos que conlleva
  • Gestión automatizada y acelerada de inventario para ayudar a ahorrar costes a la empresa
  • Marketing dirigido gracias a la mayor disponibilidad de datos de clientes
  • Los negocios de comercio electrónico pueden ser un buen objetivo y formar crear un nicho de mercado
  • Requiere poca inversión en dispositivos físicos y software y los gestores del negocio pueden dirigir los mismos desde cualquier lugar
  • Oferta cómoda a los clientes de entregas rápidas y devoluciones sencillas
  • Experiencia al cliente personalizada
  • Oferta más amplia y mayor selección de productos/servicios
  • Transacciones sin fronteras lo que asegura una maximización del potencial de venta
  • Posibilidad sencilla de escalabilidad del negocio, hacerlo más rentable y con mucho menor esfuerzo del que sería necesario para una tienda física
  • Los desarrollos tecnológicos innovadores hacen que la comercialización de tus productos sea más sencilla, mejore la colaboración en equipo y de un impulso al servicio al cliente

¿Cuáles son las limitaciones del ecommerce?

Del mismo modo que ocurre con el resto de modelos de negocios ahí afuera, también el ecommerce tiene sus limitaciones. Algunas de ellas son estas:

  • Tu servicio al cliente será limitado, ya que los clientes no podrán hacer que un miembro del personal demuestre de forma sencilla cómo funciona tu producto o responda las preguntas que tus clientes puedan tener.
  • La gratificación instantánea deberá esperar, dado que los clientes deben esperar a recibir su compra
  • Los clientes no tienen la posibilidad de tocar físicamente los productos y las imágenes que aparecen online no muestran completamente la totalidad de características del producto.

Ecommerce frente a negocios electrónicos

Si bien el ecommerce conlleva la compra y venta de bienes y servicios de forma online, esta es solo una parte de la historia. El negocio electrónico, “implica todo el proceso de gestión de una empresa en su ámbito online”.

Mientras que el primero es solo una parte del comercio electrónico, el segundo involucra a todas las actividades que forman parte de la gestión de un negocio online.

Ejemplos de éxito de empresas de ecommerce

Como ya hemos mencionado más arriba, los negocios de comercio electrónico pueden ser de distintos tipos. Pueden abarcar desde venta minorista a dropshipping, productos digitales a venta al por mayor, servicios de suscripción a modelos de crowdfunding y más. 

Hoy en día algunos de los negocios de mayor éxito a nivel mundial son Alibaba, Amazon, Walmart, eBay y Wayfair.

Cómo empezar un negocio de ecommerce

Así es como se inicia un negocio de e-commerce

Si estás convencido de que el comercio electrónico es el modo de dirigir tu negocio, llega el momento de conocer los pasos necesarios para comenzar.

  1. Investiga: público objetivo, competencia y costes
  2. Elige el producto o servicio que te gustaría ofertar a tus clientes
  3. Obtén tus productos y busca proveedores
  4. Determine el nombre de su empresa, si es nueva
  5. Diseña tu plan de negocio
  6. Define todos los aspectos de tu marca
  7. Define tu estrategia de envíos
  8. Crea tu tienda online y haz que te la diseñen o utiliza una plantilla gratuita como las que ofrece myPOS Online
  9. Configura una pasarela de pago
  10. Da a conocer tu empresa haciendo uso de la variedad de canales disponibles: redes sociales, correo electrónico, pago por anuncio
  11. Mide el funcionamiento de tu negocio e identifica indicadores claves de eficacia

Conclusión

Ahora que ya sabes qué es el ecommerce, cómo comenzó y por qué es una buena idea invertir en tu propia tienda online, pensar en el modo de comenzar puede resultar un poco abrumador. En cambio, si ya has decidido qué productos y/o servicios pretendes ofrecer a tus clientes, existe una manera sencilla de comenzar y es con una tienda Online myPOS gratuita.

Existen muchas plantillas de diseño muy bonitas predefinidas para que elijas y la parte de los pagos está a cargo de ti. Puedes, además, disfrutar de la liquidación instantánea de todos los fondos recibidos, ya que es una excelente manera de ayudar a suavizar los problemas de liquidez que puedan aparecer.

También recibes nuestro servicio de atención al cliente las 24 horas del día, los 7 días de la semana, así como una tarjeta de visita gratuita para realizar transacciones. Todos los fondos recibidos serán transferidos a tu cuenta de comerciante multidivisa gratuita con la que podrás vender incluso ¡mientras estás dormido!

Compartir este artículo:

Artículos relacionados

Contáctenos
Cookie

Seleccionar preferencia de cookies

2-3