Blog de myPOS Consejos

Qué es una franquicia – Definición, ventajas y desventajas

Así que, has tomado una decisión: deseas ser tu propio jefe y gestionar tu propio negocio. Esto tiene muchas ventajas, pero si estás en el camino de creación de tu propio negocio, te enfrentarás a varias opciones: ¿comienzas tu negocio desde cero, compras un negocio ya existente o lo mejor de ambos mundos: ¿entras a través de una franquicia?

Si, en algún modo, este es un concepto nuevo para ti y te gustaría averiguar más acerca de lo que es una franquicia y cómo funciona, en ese caso, esta publicación es ideal para ti.

Definición de franquicia

Una franquicia no es un negocio habitual, es un tipo específico de empresa que comienza con el franquiciador, que es dueño del negocio, y que busca expandirlo del mismo modo, función y estructura que el negocio original.

Es aquí donde entran los franquiciados, quienes adquieren las licencias y los derechos para gestionar el negocio en su forma original, asegurándose, al mismo tiempo, que la marca comercial y la marca registrada del negocio original es respetada en cada acción que se realice, además de pagar una tarifa inicial y royalties continuos, por el derecho a la gestión de su unidad de negocios basada en el negocio original y en una ubicación determinada.

Esta es la esencia del concepto de franquicia, pero puedes imaginarlo de forma distinta como un negocio de éxito que se expande por distintos territorios ofreciendo al mismo tiempo los mismos estándares de productos y servicios a los clientes.

En última instancia, el franquiciado adquiere los derechos para ofrecer estos productos y/o servicios bajo una marca comercial o nombre de marca, durante un período de tiempo prolongado, habitualmente de 5 a 20, o incluso 30 años.

Algunas de las franquicias más famosas a nivel mundial y que son fácilmente reconocibles incluyen a McDonald’s, Dunkin’ Donuts, y otras.

¿Cómo funciona una franquicia?

Cuando hagas consultas acerca de franquicias e investigues un poco, te darás cuenta de que en España hay miles de oportunidades de franquicias. Deberás concretar bastante tus intereses y pasiones y elegir una franquicia que se adapte bien a ti y a tu personalidad.

Uno de los primeros pasos que deberás tener en cuenta cuando hayas identificado el nicho de franquicias en el que te gustaría entrar, es obtener el contrato de franquicia. Esto determinará tus deberes, responsabilidades, derechos y obligaciones como franquiciado.

Lee bien este documento y cuando hayas terminado, léelo de nuevo. Preferiblemente con la ayuda de un asesor de franquicias o un abogado, para así asegurarte de que no se te pasa nada.

Estos acuerdos suelen ser muy detallados y abarcan todo lo que es necesario conocer acerca de cómo administrar tu franquicia, desde las tarifas o royalties que se espera que pagues de forma activa al franquiciador, hasta el conjunto de reglas que regirán tu relación con el franquiciador.

Considera además la opción de hablar con distintos franquiciados de tu nicho y pregúnteles sobre sus éxitos y desafíos.

Ver más sobre los tipos de franquicias y su funcionamiento

Una vez que hayas elegido a tu socio de franquicia, deberás preguntar acerca del soporte de marketing y publicidad, soporte de capacitación, soporte de gestión de relaciones con el cliente, así como otros factores que te aseguren poder obtener la ayuda adecuada de tu franquiciador después de pagar la tarifa de inicial de franquicia.

Una vez que hayas gestionado estos asuntos, puedes lanzar tu negocio de franquicia en una ubicación específica. Es aquí donde comienza el trabajo duro. Aquí es donde ofrecerás un producto o un servicio a tus clientes y deberás hacerlo acorde a los estándares establecidos por el franquiciador.

Cualquier cosa bajo esa línea implica un posible desacuerdo con tu franquiciador y esto es algo que debes evitar a toda costa, dado que la relación es a largo plazo.

Garantizar además estándares de alta calidad en toda la oferta de productos o servicios significa que la marca y la reputación del franquiciador se mantendrán en toda la industria.

El nombre de la marca y las marcas registradas son algunas de las cosas de las que adquirirás el derecho de operar y, dado que lleva años sacarlas adelante, es algo que querrás proteger con tus hechos y servicio ofrecido.

Tipos de franquicias

Si crees que esto es todo lo que hay que saber de las franquicias, te sorprenderás, ya que hay varios tipos de franquicias entre las que puedes elegir. Estas son las principales: producto, fabricación y negocio, siendo estas últimas los tipos más populares.

Las franquicias de producto son “cuando un franquiciador da permiso a un franquiciado para vender un producto haciendo uso de su logotipo, marca comercial y nombre de marca”, mientras que una franquicia de fabricación implica que el franquiciador autoriza al franquiciado a “fabricar sus productos y venderlos utilizando su logotipo, marca comercial y nombre de marca”.

Pros de la franquicia

Entrar en una franquicia implica muchas ventajas. Algunas de estas incluyen:

  • Una fórmula de negocio de éxito existente
  • Productos y servicios testados en el mercado
  • Reconocimiento de marca
  • Capacitación y soporte
  • Planificación financiera
  • Proveedores testados

Contras de la franquicia

Pero el mundo de la franquicia no es un lecho de rosas. Estos son algunos de los contras:

  • Posibilidad de gastos iniciales elevados
  • Pagos de royalties continuos
  • Información proporcionada no exacta
  • Valor de franquicia inexistente o bajo
  • Falta de control sobre el territorio
  • Sin posibilidad de creatividad sobre el negocio
  • La financiación pude ser escasa

Conclusión

La franquicia consiste en una relación a largo plazo entre el franquiciador y el franquiciado y la definición de negocio de franquicia significa básicamente que estás operando unidades de un negocio bajo una marca concreta para ciertos territorios.

En el lado positivo, el franquiciado puede beneficiarse de una gran cantidad de herramientas, capacitación y soporte cuando se convierte en franquiciado. En el lado negativo, se encuentran los pagos obligados de royalties que necesitas cubrir.

De cualquier modo, dirigir un negocio hace también necesario integrar un adecuado sistema de pago. ¿Por qué no empezar a aceptar pagos con tarjeta mediante datáfono myPOS?

Compartir este artículo:

Artículos relacionados

Contáctenos
Cookie

Seleccionar preferencia de cookies

2-3