Blog de myPOS Consejos

¿Qué es una startup? – Significado, consejos y más

Ya sea que deseen desarrollar un nuevo estándar en la industria en la que operan o sencillamente dar vida a su visión empresarial, los creadores de estas empresas emergentes o startups sueñan con ofrecer a la sociedad algo innovador que aún no se ha creado.

Por otra parte, una startup posee además otra característica atrayente: valoraciones rápidas que pueden conducir a una oferta pública de gran éxito y con un gran potencial de retorno de la inversión.

¿Qué es una startup?

Una start-up no es otra cosa que una joven empresa fundada por uno o más emprendedores con el objetivo de desarrollar un producto o servicio único y, eventualmente, introducirlo en el mercado. Por naturaleza, una típica startup suele tener recursos limitados, con la financiación inicial que proporcionan los fundadores o sus familias.

Una de las tareas iniciales de una startup es recaudar una cantidad importante de dinero que permita desarrollar aún más el producto. Para conseguir esto, los emprendedores deben presentar una muestra sólida y/o un prototipo que respalde su afirmación de que su idea es realmente nueva o representa una mejora importante en un producto o servicio ya existente.

A pesar de que la gran mayoría de las startups fracasan, en la historia podemos encontrar a emprendedores de éxito que han creado empresas como.

¿Cómo funciona una startup?

En términos generales, una startup funciona como cualquier otra empresa, es decir, un grupo de trabajadores trabajando de forma conjunta para desarrollar un producto que los clientes comprarán. Lo que diferencia a una startup de otros negocios es el modo en el que este proceso se lleva a cabo.

Habitualmente, lo que hacen las empresas es replicar lo que ya se ha hecho antes. Esto significa que están trabajando a partir de una plantilla ya existente sobre cómo debe funcionar una empresa, y el objetivo de una startup es, por otro lado, crear una plantilla de negocio completamente nueva. En este punto, este modelo proporciona una escala que las empresas convencionales no pueden alcanzar.

Otro hecho clave que diferencia a las startups del resto, es la rapidez de crecimiento. El objetivo de las startups es desarrollar sus ideas muy rápidamente, haciéndolo a menudo a través de un proceso llamado iteración, mediante el cual mejoran continuamente los productos gracias a la retroalimentación que obtienen y los datos de uso.

Habitualmente, las startups comienzan con un concepto de producto básico, que prueban y revisan hasta que se encuentra listo para el mercado. Con el perfeccionamiento de sus productos, las empresas de este tipo suelen buscar también la ampliación rápida de su base de clientes. Esto les permite establecer cuotas de mercado cada vez mayores, lo que a su vez les ayuda a recaudar más fondos que sirven para mejorar el producto o servicio.

Todo este rápido crecimiento a través de la innovación está al servicio del objetivo final que es salir al mercado. Cuando una empresa se abre a la inversión pública, ofrece una oportunidad para compensar a los primeros inversores.

¿Cómo se financian las startups?

Cómo financiar una startup

Las startups obtienen habitualmente fondos mediante diversas rondas de financiación:

  1. Ronda preliminar: También conocida como “bootstrapping,” es aquella ronda en la que invierten en el negocio los fundadores y sus seres queridos.
  2. Inversores iniciales: Luego viene la semilla de la financiación de los llamados “angel investors” o “business angels”, personas con un elevado patrimonio que invierten en empresas en sus estados iniciales.
  3. A, B, C, y D: Posteriormente llegan las rondas de financiación en serie lideradas principalmente por empresas de capital riesgo que invierten de decenas a cientos de millones en empresas de nueva creación como son las startups.
  4. Salida a bolsa: Las startups pueden decidir salir a bolsa y abrirse a fondos externos a través de una Oferta Pública de Venta (OPV) o IPO, en inglés, la adquisición por un objetivo de propósito especial o la cotización directa en una bolsa de valores.

Cualquiera puede invertir en una empresa pública, y los creadores de startups y los primeros patrocinadores pueden vender sus acciones para obtener un importante retorno de su inversión.

Es importante destacar que las primeras etapas de la financiación inicial se limitan a las personas denominadas inversores acreditados, dado que sus altos ingresos y patrimonio neto ayudan a protegerlos de posibles pérdidas.

Aunque todo el mundo quiere obtener el retorno que merecen de su inversión en una startup, según las estadísticas, en torno al 90% de las startups fracasan. Esto implica que los inversores en etapa inicial pueden terminar con un retorno del 0% de su inversión.

¿Qué diferencia existe entre un pequeño negocio y una startup?

Las startups se diferencian de los negocios tradicionales, principalmente porque están diseñadas para un crecimiento de extrema rapidez. Esto significa que poseen un producto o servicio que pueden vender a una amplia base de clientes, y para la mayoría de las empresas este no es el caso.

En el mundo empresarial, la palabra “startup” no se refiere únicamente a una empresa que acaba de empezar. Este término se asocia también a un tipo de negocio que generalmente está orientado a la tecnología o fintech y posee un alto potencial de crecimiento.

Las empresas de este tipo afrontan dificultades, especialmente en términos de financiación. Esto se debe a que los inversores buscan, lógicamente, el mayor rendimiento potencial de la inversión al tiempo que equilibran los niveles de riesgo asociados, que en estos casos son bastante altos.

Una startup es una organización temporal creada para buscar un modelo de negocio único. Esta empresa puede llegar a cambiar su plantilla de negocio en varias ocasiones para encontrar la correcta, con el objetivo de que la empresa cambie a la ejecución de ese modelo. En este punto, la organización ya no es una startup en sí, sino que se convierte en una empresa.

Conclusión

Si quieres poner en marcha tu propia startup, es probable que justo ahora no dispongas de los fondos necesarios para ello, ¡pero eso no debería hacer que tu idea no pueda llegar a desarrollarse!

Existen herramientas para startups muy variada que puedes usar, aunque algunas de ellas pueden ser bastante caras. Afortunadamente, existen también muchos modos a través de los cuales puedes hacer crecer tu negocio sin costes añadidos o, al menos, manteniéndolos en el mínimo. Por ejemplo, aceptar pagos online es un proceso que no deberías pasar por alto. Las soluciones de pago de myPOS pueden ayudarte con esto y con otras muchas funciones relacionadas con tu startup.

Compartir este artículo:

Artículos relacionados

Contáctenos
Cookie

Seleccionar preferencia de cookies

2-3